Camiones de abastecimiento son asaltados

El viernes, un agente de la AMT de Quito controlaba un camión en el sector de El Trébol. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

Las alertas llegan a diario al celular de William Aguilar. A través de un chat grupal, este directivo de la empresa Transimap SA recibe reportes de cómo sus compañeros del transporte pesado son asaltados mientras se movilizan por las carreteras.

El miércoles conoció de un robo que se produjo en una estación de servicio que funcionaba entre Buena Fe y Quevedo, en Los Ríos. Seis personas se bajaron de vehículos y motos y apuntaron con pistolas a los choferes que descansaban en sus cabinas.

Les sustrajeron dinero, celulares, documentos y parte de la mercadería. La Federación Nacional de Transporte Pesado (Fenatrape) también sabe de estos hechos. Por eso, el 10 de abril pasado envió un oficio al Ministerio de Transporte.​

En ese documento alertó que desde el inicio de la emergencia por el coronavirus existe un promedio de 30 robos semanales perpetrados en contra de vehículos que transportan insumos o alimentos para abastecer a los mercados.

El presidente de este gremio, Luis Vizcaíno, dice que los armados aprovechan que en estos días hay poco flujo vehicular y así concretan los atracos. De los reportes que tiene la Federación, los asaltos se producen en los corredores viales habilitados para abastecer a las ciudades.

Hechos similares se han reportado en las gasolineras, en donde los conductores descansan, y en el ingreso a los puertos y mercados. Uno de los camiones que subcontrató Aguilar para entregar yogur en la ciudad de Guayaquil fue asaltado el martes de hace dos semanas, en la ruta que une Alóag con Guayas.

El conductor y su acompañante le contaron que dos desconocidos los rebasaron en una camioneta. Bajaron y dispararon contra el parabrisas. Eso provocó que detuvieran la marcha. Los amordazaron y los dejaron en la maleza. El ataque se registró cerca de las 23:00 en Macul, un sector de Los Ríos.

Otros camioneros los ayudaron. Tres horas después, el vehículo fue hallado vacío en un camino vecinal desolado. En la Fiscalía existe apenas una denuncia sobre robos en las carreteras desde que inició la emergencia. El comandante general de la Policía, Patricio Carrillo, pidió a los afectados interponer las quejas para tener datos que permitan ejecutar investigaciones.

Las cercanías del Anillo Vial de Quevedo son uno de los sectores en donde los transportistas sienten más inseguridad. El 16 de abril, un camión de SSL Servicios fue asaltado.

La gerente de esa empresa, Fernanda Hidalgo, contó que el conductor fue encañonado para que redujera la velocidad. Dentro de la cabina, lo golpearon para que entregara las llaves. Los asaltantes huyeron luego de escuchar el pito de otro camión que pasaba por la zona. Hidalgo pide más seguridad, porque el miércoles anterior otro vehículo de su empresa sufrió una persecución.

Vizcaíno advierte que la seguridad permitirá continuar con la distribución de insumos y alimentos, para evitar el desabastecimiento. Son cerca de 25 000 vehículos agremiados que están en operaciones. Los ejes viales tienen resguardo de policías, agentes de la Comisión de Tránsito del Ecuador y, además, de soldados de las Fuerzas Armadas. Los militares han destinado a 2 034 efectivos para esta tarea.

Los conductores también han tomado resguardos para protegerse. Tratan de salir en grupos y a través de sus celulares alertan permanentemente sobre los inconvenientes. Pero aseguran que no es suficiente. Gabriel Tello es el presidente de la Unión de Transportes Pesados de Los Ríos y señala que los atracos se dan en zonas sin cobertura telefónica. En el último mes, 14 de sus agremiados han sido asaltados.

Los cabezales los recuperaron al siguiente día. Dice que no interponen las denuncias para evitar el trámite judicial y, además, para evitar que sus vehículos sean retenidos para investigaciones. “Nosotros necesitamos trabajar a diario”.

En la vía que une Guayaquil con Santa Elena también se han registrado robos. Sonia González de la Alianza de Camioneros Peninsulares manifiesta que en ciertos tramos en los que hay rompe velocidades los ladrones se suben a los cabezales y rompen los vidrios.

Uno de sus vehículos fue asaltado la semana pasada. La Policía Nacional informó que habrá más controles durante esta emergencia. El jueves, agentes que operan en Manta allanaron una casa en el sector de La Pradera en la que se encontró un camión blanco que había sido robado horas antes.

Los sospechosos tenían en su poder el vehículo, una motocicleta, cinco placas de otros automotores que habían sido reportados como robados y cinco celulares. En el vehículo todavía estaba la carga valorada en USD 5 000.

El viernes, al chat de Aguilar ingresó otra alerta. Un camión blanco fue asaltado en el trayecto El Empalme-Quevedo. Trasladaba quintales de arroz. Los camioneros se dispusieron a buscarlo. Hasta el sábado 25 de abril del 2020 no lo habían encontrado.

Otra intervención de la Policía se registró el 24 de marzo en Guayaquil. Un camión había llegado a las calles 44 y la H. Ahí, dos sospechosos se acercaron al vehículo y amedrentaron al conductor con un arma de fuego. Bajo amenazas huyeron con el vehículo, pero luego fueron capturados.

FUENTE: El Comercio

cet/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *