China, acusada de coartar libertades de Hong Kong.

Este viernes, Los ministros de Exteriores de Reino Unido, Estados Unidos, Australia y Canadá expresaron su preocupación por el respaldo del Parlamento chino a la ley de seguridad nacional de Hong Kong. Consideran que la reforma propuesta por Pekín coarta las libertades de la antigua colonia británica y pone en dudas el principio de “un país, dos sistemas”. Dicho principio fue parte del acuerdo para que Gran Bretaña entregara Hong Kong al régimen chino.

El británico Dominic Raab, el estadounidense Mike Pompeo, el canadiense François-Philippe Champagne y la australiana Marise Payne unieron sus voces en contra de la “imposición directa” de Pekín de la ley que criminalizará en Hong Kong la sedición, la traición, el secesionismo y la injerencia extranjera.

Hong Kong, “un bastión de la libertad” dentro del férreo sistema totalitarista que, desde la victoria de Mao Zedong, gobierna China, está en peligro con esta reforma que solo faltaría el visto bueno del Partido Comunista chino.

De concretarse, el equilibrio que desde hace más de dos décadas existe entre Pekín y Hong Kong se derrumbaría.

En Hong Kong, los opositores demócratas afirman que la medida “abre la puerta a la persecución de delitos políticos”.

ap/

Síguenos en: