China reconoce que mintió sobre el numero de muertes en Wuhan por Covid-19

Este viernes, China reconoció que el número de muertes por Covid-19 en la ciudad de Wuhan, -el primer epicentro de la pandemia que actualmente azota al planeta- fue casi un 50% más alto de lo que se informó, lo que resalta la gravedad de las cifras oficiales de infecciones y muertes en todo el mundo. Esto puede subestimas las verdaderas dimensiones de la emergencia sanitaria.  

Dichas cifras pueden influir enormemente en el actuar de todos los gobiernos, mientras el personal médico se esfuerza por averiguar cómo hacer frente a las oleadas de personas enfermas y los funcionarios toman decisiones cruciales sobre dónde dedicar los recursos y cómo empezar a suavizar los encierros para resucitar sus economías.

La pandemia ha infectado a más de 2,1 millones de personas y ha matado a más de 145 000 en todo el mundo, según un recuento de la Universidad Johns Hopkins basado en cifras proporcionadas por las autoridades gubernamentales de salud de todo el mundo. El número de muertos en Estados Unidos superó los 33 000, con más de 670 000 infecciones confirmadas.

China por su parte, elevó su número total de muertes a más de 4600 después de que Wuhan, agregó casi 1300 muertes. Existen muchas interrogantes sobre la precisión de los informes de casos de China y los críticos dicen que los funcionarios trataron de minimizar el brote que comenzó en diciembre de 2019.

Medios estatales dijeron el viernes que los errores en el conteo se debieron a la insuficiente capacidad de admisión de pacientes en las sobrepasadas instalaciones médicas en el punto álgido del brote.

El total de decesos revisado en Wuhan es de 3869 personas, el más alto en China. El número total de casos en la ciudad se incrementó en 325 reportados por Beijing.

La agencia noticiosa oficial Xinhua citó a un funcionario no identificado de la oficina de prevención y control de epidemias en Wuhan, que dijo que, en las primeras fases del brote, «debido a insuficiencias la capacidad de ingresos y tratamiento, algunas instituciones médicas no lograron contactar con el sistema de prevención y control de enfermedades a tiempo, mientras los hospitales estaban desbordados y los médicos sobrepasados con los pacientes».

«Como resultado, hubo informes tardíos, perdidos y erróneos», dijo el funcionario según el reporte.

Las nuevas cifras se recopilaron a través de una comparación de datos del sistema de big data de control y prevención de epidemias en Wuhan, el sistema de servicios funerarios de la ciudad, el sistema de información de la autoridad hospitalaria municipal y el sistema de pruebas de ácido nucleico para «retirar los casos contabilizados dos veces e incluir los ignorados», apuntó el funcionario, según Xinhua.

“Se sumaron nuevas muertes porque las que no se habían producido en hospitales no estaban registradas en el sistema de información de control de enfermedades, y algunas instituciones médicas no habían comunicado casos o lo hicieron tarde”, agregó la agencia de noticias estatal.

Muchas dudas existen sobre la veracidad del reporte de casos en China, especialmente en Wuhan, que estuvo varios días de enero sin confirmar contagios ni muertos. Esto derivó en acusaciones de que las autoridades chinas buscaban minimizar el impacto del brote y desperdiciar oportunidades para controlarlo antes.

ap/cet