Ecuador: Estado no tiene que manejar empresas públicas, asegura el Secretario de la Presidencia.

Quito –

Juan Sebastián Róldan, secretario general de la Presidencia de Ecuador, dejó entrever que, si no se mejora la situación económica, podría haber un nuevo recorte de entidades. Son 51 instituciones que han cerrado desde que Lenín Moreno asumió el poder.

Róldan expresó que han reducido más de 40 instituciones y es una decisión que responde a la búsqueda de la optimización de los servicios del Estado.

El presidente y quienes trabajamos con él creemos que el Gobierno tiene que priorizar educación, salud, economía, vivienda y brindar un buen servicio social; y no tiene que dar servicios de empresas públicas que lamentablemente le cuestan mucho dinero al país. No necesitábamos la Secretaría del Buen Vivir o la Secretaría Anticorrupción porque tenemos instituciones que hacen un trabajo independiente. Aseguró el secretario

Por otro lado, el secretario Róldan expresó que tienen estimaciones del ahorro, solo en empresas públicas sería de unos $90 millones, porque si no se cerraba TAME pudo llegarse a perder este año más de $60 millones; y en el resto son unos $30 millones. Nosotros creemos que con las otras tres secretarías vamos ahorrar al menos unos $100 millones.

En cuanto a la gente que dejará de trabajar en las empresas públicas, el secretario expresó que no puede asegurar una cifra exacta porque varios servicios no pueden dejar de funcionar. Por ejemplo, el servicio de correos y el de agua. Se está en la búsqueda de empresas que estén a la altura y sean capaces de manejar esos servicios sin necesidad de que el gobierno ecuatoriano meta la mano.

Ante las presiones y amenazas de varios sectores ecuatorianos que anuncian movilizaciones en rechazo a las medidas tomadas por el gobierno de Lenín Moreno, Roldan aseguró queEs normal y legal que la gente cuando esté descontenta salga a protestar, en tanto eso se enmarque en el respeto a la salud de las demás personas, porque hay aglomeraciones sin responsabilidad que generar contagios mayores de COVID-19, y ocasionar rebotes en la situación que estamos viviendo; entonces, mientras se respeten esas condiciones, hoy vivimos en democracia y las personas pueden protestar.

ap/

Síguenos en: