Entre fuego, música y confinamiento, se celebra el Ramadán en Jerusalén.

Jerusalén –

“Quédate en tu casa, el Ramadán lo merece”

Ese fue el mensaje en una camioneta situadas en las calles de Jesuralen Oriental, mientras padre y niños desde sus balcones y con aplausos disfrutaban del fuego que giraba desde un bastón de un interprete enmascarados que recorria aquellas calles en conmemoración de la fiesta mas importante de la tradición musulmana, el Ramadán.

El temor al coronavirus ha afectado el ánimo del mes sagrado en Jerusalén, al igual que en otros lugares, lo que llevó a los musulmanes a repensar sus tradiciones y a buscar nuevos enfoques a los rituales sociales y religiosos.

En medio de las restricciones al movimiento, bloqueos parciales y la suspensión de las oraciones públicas en las mezquitas, incluyendo la mezquita de Al-Aqsa y el Domo de la Roca, el grupo de jóvenes Al-Baha se dio cuenta de que había pocas posibilidades de que las audiencias volvieran pronto a sus espectáculos sociales y culturales.

Así que este año, cada noche después del iftar (cena en la que se rompe el ayuno diario durante el mes del Ramadán), toman su automóvil iluminado con linternas y conducen por las calles de vecindarios de Jerusalén Oriental, como Sheikh Jarrah, con músicos interpretando y cantando canciones de Ramadán.

La mayoría de espectadores usaron máscaraspermaneció y se quedaron cerca de las puertas, pero los niños corrieron junto al coche y algunas familias lo siguieron en sus autos mientras la procesión recorría calles internas de la ciudad.

ap/cet

Síguenos en: