Fuerzas Armadas de Irán optan por aumentar poder disuasorio

Buques de la Fuerza Marítima del Ejército de Irán en un ejercicio militar en las aguas sureñas del país.

El Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán y el Ejército optan por fortalecer aún más la estrategia de disuasión ante los enemigos.

A pesar de los resentimientos y hostilidades enemigos, el Ejército y el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica no dudarán ni un momento en reforzar los elementos de disuasión y potestad integral del país”, ha aseverado este jueves el comandante en jefe del CGRI, el general de división, Hosein Salami.

En un mensaje emitido con motivo del Día Nacional del Ejército en Irán, que se celebrará el 17 de abril, Salami ha considerado al Ejército iraní y el CGRI como “manos unidas y una estructura sólida de la República Islámica de Irán ante los poderes hegemónicos y la arrogancia mundial”.

Felicitando la ocasión al comandante en jefe del Ejército, el general de división Seyed Abdul Rahim Musavi, el alto castrense persa ha elogiado “el sorprendente y el gran papel” de las fuerzas del Ejército en la salvaguardia de la independencia y la integridad territorial del país ante las amenazas de los enemigos”.

Mientras tanto, Salami ha agregado que “la grandeza y autoridad eficaz de la nación iraní a nivel internacional” se ha incrementado gracias a “la unidad, coherencia e interacción” que mantiene el Ejército con otras unidades de las Fuerzas Armadas, en concreto con el CGRI.

En los últimos 40 años, el Ejército ha probado ser un brazo poderoso ante los complots de los extranjeros, junto con el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica de Irán, de modo que ambos cuerpos militares han disuadido diferentes amenazas.

El desarrollo militar y defensivo de Irán, según las evaluaciones de varios observadores, ha inclinado la balanza de poder a favor de Irán en la Región de Asia Occidental. No obstante, las autoridades persas repiten que su capacidad militar no representa amenaza alguna para otros países, pues está destinada a la disuasión.

Debido a la propagación del nuevo coronavirus (COVID-19), el Ejército iraní no celebrará este año el desfile militar sino llevará a cabo un acto llamado “desfile del servicio” con el objetivo de desinfectar sitios, según ha declarado la misma jornada el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de división Mohamad Hosein Baqeri.