Rusia a Turquía: Ataque al Ejército sirio será “peor escenario”

Rusia condena la amenaza militar de Turquía a Siria y advierte de que cualquier operación contra las fuerzas sirias sería “el peor escenario”.

Rusia actuará según los objetivos que persigan las tropas turcas, “si se trata de una operación contra las autoridades y las fuerzas armadas legítimas de Siria, definitivamente, será el peor escenario”, ha dicho este miércoles el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, a los periodistas, al ser cuestionado sobre la reacción de Moscú si Ankara lanza una ofensiva militar en la provincia de Idlib.

Esto debido a que más temprano en la misma jornada, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, había amenazado que Ankara está preparada para lanzar una incursión militar de forma “inminente” en Idlib (noroeste de Siria) contra el Ejército sirio si este no frena sus operaciones contra los terroristas en esta zona.

Peskov también ha expresado el enojo de Moscú ante la continuidad de las ofensivas armadas de militantes y grupos terroristas contra las fuerzas armadas sirias y las instalaciones militares rusas en Idlib, lo que, asegura el vocero, violan los acuerdos alcanzados con Turquía en la ciudad rusa de Sochi.

Rusia denuncia que presencia turca en Idlib agrava ofensiva siria | HISPANTV

Rusia denuncia que presencia turca en Idlib agrava ofensiva siria | HISPANTVRusia dice que la presencia de las fuerzas turcas en Idlib está agravando la correcta marcha de la ofensiva antiterrorista del Ejército de Siria.

Por otra parte, el canciller ruso, Serguéi Lavrov, ha defendido hoy la operación del Ejército sirio en Idlib, diciendo que obedece a las “graves violaciones de los acuerdos” de Sochi y ha subrayado que Moscú apoya las acciones sirias contra las “provocaciones inadmisibles” en esta región.

El Ejército sirio responde a “acciones provocativas en la zona de Idlib y a los ataques contra las Fuerzas Armadas sirias, instalaciones civiles y la base aérea rusa en Hmeimim”, ha indicado.

Además, Lavrov ha dejado claro que en virtud de estos mencionados pactos, los terroristas “no pueden ser parte del alto el fuego o de ceses de ninguna manera”.

Rusia y Turquía acordaron en septiembre de 2018 crear en Idlib una zona desmilitarizada de 20 kilómetros entre el Ejército sirio y los grupos armados, pero las bandas extremistas apoyadas por Ankara, contra lo suscrito en dicho acuerdo, fortalecieron sus posiciones y llevaron a cabo ataques contra las fuerzas sirias y rusas.

Tanto Rusia como Siria ya han aclarado en varias ocasiones que la operación siria en Idlib —último feudo de extremistas en el país árabe— enfrenta las provocaciones de terroristas y su constante violación del referido pacto.

El Gobierno de Damasco, presidido por Bashar al-Asad, denuncia, a su vez, que Turquía recurre a amenazas “despreciables” y “vacías”, debido a la derrota de sus soldados y “aliados terroristas” frente al Ejército sirio.