Tensión ante nuevo despliegue militar por parte del régimen de Kim Jong-Un en zonas comunes coreanas.

Kim Jong-un. Dictador de Corea del Norte.

Pyongyang-.

El régimen comunista de Corea del Norte nuevamente desplegará sus tropas en los sitios económicos y turísticos comunes con su vecino capitalista del sur. Con estas medidas prácticamente se anulan las condiciones del histórico acuerdo que en 2018 se firmó para la reducción de tensiones que en ese momento ponía al mundo en jaque ante una nueva escalada bélica en la península coreana.

Bajo dichos acuerdos, ambas naciones han suspendido los ejercicios militares con municiones, retirado algunas minas terrestres y destruidos puestos de guardia al interior de su frontera, la más resguardada del mundo.

Este anuncio por parte de las autoridades comunistas se da un día después de que Corea del Norte hiciera estallar una oficia que servía de enlace intercoreana. Kim Yo-jong, hermana del líder norcoreano Kim Jong-un, advirtió el fin de semana sobre la posibilidad de demoler el edificio.

Cortesia de RT en Español.

Luego de demoler el edificio, el Estado Mayor de Corea del Norte dijo que se enviarán unidades de nivel de regimiento y subunidades de artillería a las instalaciones del proyecto turístico Diamond y al complejo industrial Kaesong, ambas ubicadas justo al norte de la frontera, que se encuentra altamente resguardada.

Pyongyang dijo que también reanudará los ejercicios militares, establecerá nuevamente puestos de guardia en zonas de primera línea y volará globos de propaganda hacia Corea del Sur.

Algunos expertos externos señalaron que esas medidas han socavado la seguridad nacional de Corea del Sur, en especial al tomar en cuenta que el arsenal nuclear del Norte permanece intacto.

El gobierno surcoreano no ofreció una respuesta inmediata al comunicado militar de Pyongyang. El ministerio de Defensa de Seúl, no obstante, condenó la demolición del edificio, la que aseguró «golpea “las expectativas de aquellos que desean impulsar las relaciones intercoreanas y establecer la paz en la península”.

Otra de las medidas que tomaron las autoridades de Seúl fue la de reforzar la vigilancia de las Fuerzas Armadas y dijo el martes que responderá con fuerza a cualquier provocación futura del Norte. También indicó que se han desplegado activos avanzados adquiridos recientemente, como cazas furtivos F-35A y drones Global Hawk, ante la amenaza.

Por su parte, una portavoz del Departamento de Estado de EE. UU, expresó a la agencia EFE que “Estados Unidos apoya plenamente los esfuerzos de Corea del Sur en las relaciones intercoreanas e insta a Corea del Norte a evitar más acciones contraproducentes”.

La Unión Europea (UE), por su parte, ha calificado de “inaceptable” la creciente retórica militar de Corea del Norte hacia Corea del Sur; mientras que Rusia ha pedido “contención” a las dos Coreas.

ap/

Síguenos en: