Turquía ataca por 1ª vez puesto ruso en Siria y mata a un guardia

Agentes de la Policía rusa patrullan una región en el noreste de Siria.

Fuerzas turcas disparan contra un puesto ruso de vigilancia en Siria y matan a un guardia kurdo, informa el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

​Activistas del ente opositor sirio afirmaron que guardias turcos, desde las fronteras sureñas de su país, dispararon el miércoles contra un puesto de vigilancia ruso establecido en el norte de Siria y, como consecuencia de ese acto sin precedentes, mataron a un guardia de las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS).

El militar kurdo-sirio murió al recibir un impacto de bala en el cuello, cuando se encontraba en el puesto de vigilancia, ubicado a ocho kilómetros de la ciudad de Ain Al-Arab (también conocida como Kobani), en el noreste de la provincia de Alepo, según precisa la OSDH.

“Es la primera vez que las fuerzas turcas lanzan ataques contra un puesto ruso de observación”, señaló la oenegé opositora con sede en Londres, capital del Reino Unido.

El Observatorio Sirio para los DD.HH. recuerda que se registró el 28 de abril un ataque lanzado desde un avión no tripulado (dron) turco contra un puesto militar situado en Kobani y perteneciente a la organización de protección policial y de seguridad kurda de la Federación Democrática del Norte de Siria (Asayish, en kurdo).

Este ataque, de acuerdo con el OSDH, no dejó víctimas mortales ni heridos.

Trascurridos cuatro años desde que Rusia inició su campaña militar en Siria, con la venia de Damasco, Turquía decidió en 2019 involucrase en un conflicto armado directo en el norte del territorio sirio, pero sin haber solicitado la autorización del Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad.

Pese a sellar ciertos acuerdos de paz y de patrullaje conjunto con Rusia, la presencia ilegal de Turquía en el suelo sirio ha creado polémica, pues, para Damasco, Ankara ha desempeñado un papel negativo en el conflicto sirio desatado en 2011.

La Turquía del presidente Recep Tayyip Erdogan, de hecho, llegó de una política exterior basada en la premisa “cero problemas con los vecinos” a no hay ningún vecino con el que no tenga problemas. Semejante giro político, que pasó de lazos pacíficos y amistosos con los vecinos a intervenciones militares o no militares, directas o indirectas, en Siria, Irak y Libia, recuerda a la teoría de la “vuelta a la era otomana”.

Síguenos en: